Cómo se vive en Italia – continución como se vive en Venezuela

Para comenzar MUCHAS GRACIAS a todos los que comentaron dejándome sus opiniones/vivencias en el post de ¿cómo se vive en Venezuela?. La verdad que me hicieron corroborar que hay gente que quiere a Venezuela no importa las circunstancias en las está ahora. Cada quien con su propia historia personal y particular y gracias por dejarlas por aquí en mi blog.

En los comentarios me dejaron ideas diversas, desde el nunca volveré a Venezuela, al voy solo de vacaciones, al nunca me iré de Venezuela. Venezuela o no Venezuela, por supuesto que es una decisión difícil y estrictamente personal. Mi idea con el post era 1.- desahogarme de las ganas inmensas que tengo de volver y 2.- saber que piensa la gente sobre como se vive en Venezuela. Obviamente la decisión final se toma escuchando la respuesta interna -que queriéndolo o no- todos sabemos, pero quería ver que piensan los demás, solo para saber si era yo la paranoica o si veo las cosas como son 😀 . Respeto todas las opiniones como todos respetaron las mías, y la verdad es que sigo con la nostalgia de Venezuela y del sabor Venezolano.

Me preguntaba Cesar Vo, ¿cómo se vive en Italia? *desde el punto de vista de una Venezolana, claro está. Y debo confesar que es una pregunta complicada pero que me ayuda en mi búsqueda interna de ese lugar al cual llamar “Casa”. En este post trataré de responder, aunque no prometo nada!!!

Llegué a Italia un poco “embriagada” de Suecia, pensando que me encontraría un sistema y estilo de vida a la sueca, visto que me habían dicho que Italia era el primer mundo. Me bastó un par de días en la embajada Italiana (en Caracas) y otro par en la Questura (jefatura donde se sacan los papeles de residencia) para saber que no había llegado al primer mundo sino al segundo. El trato en dichas oficinas es casi digno de un abuso, pero allí estás tu con ganas de ser legal y ¿te vas a parar por un policía mal educado? (solo para la crónica en estos tres años he visto cambios notables en la gestión de los permisos, se ha pasado de ir a hacer colas de colas a pedir cita por sms y mandar los papeles por correo, ahora hablan de permisso electrónico lo que debería hacer las cosas más fáciles, pero cuando yo llegué me calé colas y empujones!.)
Luego sales de allí y te encuentras con el italiano medio, medio cortés, medio racista, medio simpático, medio apático. Consigues el italiano que te trata bien, el italiano que te trata mal, y el italiano que simplemente no te trata. Al comienzo, si uno no está acostumbrado a ser “extranjero”, tienes la idea que todo es sub-real, un sueño. Te dicen las cosas gritado y lento como si eso fuera la cosa lógica, si no entiendes igual diciéndolo más alto no creo que cambie nada.
Poco a poco comprendes la complicada red socio-cultural italiana, la visión-trato depende de cual parte de Italia venga tu interlocutor, norte, sur, sur del sur, este del oeste, a 30 minutos de allí, etc. Suceden cosas bizarras, del tipo: Yo de Torino no soy igual a él que es de Asti (que distan solo 30 minutos) pero Tu de Venezuela eres igual a ella de México, de Ecuador, de Peru, y de cualquier país que no sé donde queda pero que suene igual.
Con el tiempo te vuelves italñolico, porque ya no sabes si una palabra pertenece al español al italiano o a ambos. Estas allí sentando, calladito, pensando ¿se dice: vivir en caracas o vivir a caracas?… cuando en realidad abiti ad Asti….
En el trabajo la cosa es más mejor pero menos pior. Es decir, igual. Encuentras de todo, pero siempre hay ese trato sutil como si no entendieras las cosas. Es lo que más me molesta. El hecho que ya no eres antipática, o estúpida, o mala gente, eres simplemente extrajera. No sé si sea la ilusión de volverme perfecta apenas deje de ser extrajera lo que me impulsa a querer irme. Pero sé que en Venezuela mis defectitos volverán a tener el adjetivo correcto…
Si te dedicas a un trabajo como el mío, es decir que no tienes contacto con gente externa, con adolescentes o niños, si de ti no depende la vida de nadie (aunque a veces cambiarle el pulsante de una función deja a más de uno out) entonces tienes probabilidades de encontrar un trabajo decente. En ing. informática hay mucho campo disponible y con un poco de suerte se consigue un trabajo decentemente remunerado (sin caerse a coba tampoco es que pagan super bien, pero comparativamente hablando mucho mejor que en Venezuela). La verdad que no sé las demás profesiones, buscan muchos enfermeras/os pero no sé como sea la paga. Añado solo que siempre siempre siempre dudaran de tu laurea, es decir, no importa como te graduaste en Venezuela ni donde, el hecho es que para ellos las universidades sud-americanas no sirven para nada, y eso que son ellos los que pueden rechazar un nota que no les guste o no asistir a clases e ir solo al examen.

Una cosa que hace mucho contraste con nuestra cultura del “en-venezuela-nada-funciona-y-nuestra-cultura-apesta” es la “superioriad-metal-italiana” es decir se creen más que los demás. Ellos se pueden quejar de todo, pero siempre siempre serán los mejores, en Italia tienen la mejor comida, el mejor vino, el mejor aceite de oliva, los mejores quesos (y cada quien cree que en su región son mejores), y así sucesivamente, es decir no hay nada que en Italia sea malo aunque todos se quejan que nada sirva, paradójico?. Un poco, pero digamos que se quejan de cosas como los políticos, la administración pública, y defienden a capa y espada las cosas típicas. Eso a mi me choca, por que no es verdad que Venezuela no funciona y que nuestra comida no sea buena o nuestras costumbres inútiles.

Ok ya me extendí mucho y no sé si respondí a la pregunta, para resumir:

-Profesional/económicamente hablando: si, se vive bien. Tienes tu sueldo, te compras tus cosas, sales a comer fuera, sales de vacaciones, todo como es justo. Tienes que demostrar lo que vales, pero eso es así en cualquier parte del mundo.
-Personalmente/amigos: consigues de todo un poco, muchos sudamericanos con quienes hablar en español e irse de rumba. Italianos simpáticos e italianos antipáticos. Un bellissimo italiano que aún no entiende al conde del guacharo pero bueeee…

-¿Vale la pena vivir en Italia? ¿Vale la pena no vivir en Venezuela? Lo dejo al tiempo, creo que en mí ambas dos se están respondiendo lentamente …

Nuevamente gracias por compartir vuestras historias! :) son siempre bienvenidas…

41 Comments

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *